AVENTURAS EN BICICLETA ALREDEDOR DEL MUNDO
10 / Diario 16
VALENCIA
Sábado, 17 de junio de 1995
Sábado, 17 de junio de 1995
Miércoles, 14 de julio de 1993

 

El ciclista de 31 años, ha realizado también el recorrido Árgel-Dakar, tras el cual escribió tres libros relatando las vivencias en el desierto de Árgel en el que pasó tres meses. El escritor Alberto Vázquez-Figueroa le prologó su primer libro "In Guezzam".

En bicicleta por el Amazonas

El valenciano Ricardo Hernández realizará cerca de 7.000 kilómetros atravesando el gran río


       "No nos hace falta valor para emprender ciertas cosas porque sean difíciles, sino que son difíciles porque nos hace falta valor para emprenderlas". Esta célebre frase de Séneca resume la filosofía de la vida de un joven de 31 años, natural de Alcàsser, capaz de adentrarse en los parajes más insólitos, con la única compañía de su fiel bicicleta.
       Ricardo Hernández es un valenciano deportista, alto y rubio. Su próxima empresa es recorrer la Transamazónica desde Recife en Brasil hasta Lima, capital peruana. Un trayecto de cerca de 7.000 kilómetros a lo largo de los cuales Ricardo y su bicicleta se enfrentarán a la jungla, a los Andes y al desierto costero peruano.


Todo comenzó en la "mili"

       La afición de Ricardo por las bicicletas comenzó mientras cumplía el servicio militar en Cádiz, hace ya 10 años. "Cuando empecé a descubrir las increíbles sensaciones de la bicicleta decidí comprarme una y volverme a Valencia pedaleando. Así que Cádiz-Alcàsser con 915 kilómetros fue mi primer viaje".
       Tras "pedalear" varios viajes por Europa y el norte de África, Ricardo, ávido de nuevas sensaciones, decidió emprender la que iba a convertirse en su gran hazaña: Árgel-Dakar. "Soy un inconformista. Me gusta viajar, conocer gentes y encontrarme en situaciones difíciles. Además, -añade riendo- no tenía dinero para participar en el París-Dakar con coche". Tras los 7.300 kilómetros recorridos entre Árgel y Dakar decidió escribir un libro titulado "In Guezzam", en el que narra día a día el apasionante viaje. "Fueron los libros de Alberto Vázquez-Figueroa, "Tuareg" y "Ébano" lo que me impulsaron a realizar los viajes" explica Ricardo. "Cuando volví de Dakar quise contar todo lo que me había pasado en un libro, que me prologó el mismo Vázquez-Figueroa, y que gustó mucho a la gente, lo cual me animó a seguir viajando y a seguir escribiendo. Sobre el viaje Árgel-Dakar escribí dos libros más, y pienso escribir otros dos cuando vuelva de Sudamérica".
       Ricardo recuerda emocionado gran número de anécdotas y situaciones difíciles: "Una noche comenzó en el desierto una fuerte tormenta de arena que ya no paró hasta el día siguiente. Lo pasé muy mal, porque no tenía nada para resguardarme y no pude abrir los ojos en ningún momento durante toda la noche". En otra ocasión, -cuenta Ricardo- se cruzó con el rally "París-Dakar", que estuvo a punto de arrollarlo.
       El equipo que este intrépido valenciano lleva en sus viajes está compuesto por algo de ropa, el saco de dormir, algunos medicamentos, los bidones de agua y la cámara de fotos.

Un nuevo reto

       Hoy 14 de julio Ricardo Hernández emprende una nueva aventura: atravesar la selva amazónica sobre su bicicleta en un plazo de tiempo aproximado de seis meses. El joven ciclista pretende con el viaje colaborar con su granito de arena para evitar la deforestación de la amazonia y la aniquilación de los indígenas y especies animales. Sus intentos por conseguir un patrocinador han resultados infructuosos.
       Alberto Vázquez-Figueroa en el prólogo de "In Guezzam" define a Ricardo como uno de sus aventureros favoritos, ya que demuestra "que se puede nacer en un pequeño pueblo de Valencia sin la más mínima posibilidad de llevar a cabo portentosas hazañas, pero se logran cuando se tienen los suficientes redaños para hacerlas".


Ricardo parte hoy a Recife para iniciar desde allí el recorrido hasta Lima, capital peruana.

Pilar Pérez





© Ricardo Hernàndez

Inicio - Contacto